miércoles, 16 de febrero de 2011

HOWARD HUGHES: Un cabrón y una leyenda

Y es que sí, mucha gente le consideraba más un cabrón-excéntrico-chiflado que leyenda. Eso sí, a mi modo de ver era un visionario, y casi todos los visionarios tienen algo de chiflados ¿no es así? Pues Howard no iba a ser menos; además de todo lo que le llamaban, era un magnate, un aviador, un ingeniero aeronautico, un productor de cine y sobretodo, era brillante, y me atrevería a decir que el precursor del diseño de aviones tal y como lo conocemos hoy en día.

Nació el 24 de Diciembre de 1905 en Texas, en el seno de una familia rica. Su padre patentó la broca tricono, todavía usada hoy en día para excavar en pozos de petróleo antes inaccesibles. El joven Howard creció bajo la sobreprotectora influencia de su madre, que padecía microfobia, así que Howard pronto desarrolló un trastorno obsesivo compulsivo que le llevaba a frotar todo su cuerpo con jabón de lejía cuando tocaba una superficie "infectada".

Con 11 años construyó la primera emisora de radio de Houston, y en un día se aprendió todo el código morse.

A los 12 años construyó su primera bicicleta motorizada y fue portada del diario local.

Su madre murió en 1922 y su padre en 1924, todo ello hizo que Howard heredase el 75% de la fortuna de sus padres. Aquejado por el dolor de la muerte de sus padres, creó un laboratorio de investigación médica sin ánimo de lucro.

En junio de 1925 abandonó la Universidad de Rice y contrajo matrimonio con Ella Rice y se fueron a Hollywood. Ella se divorció de él con graves secuelas mentales debido al encierro permantente al que la tenía sometida su marido, y que le acabó causando claustrofobia.

La filosofía de Howard se basaba única y exclusivamente en el dinero. El afirmaba que todo el mundo tenía un precio, axioma que parece haber adquirido una nueva dimensión en nuestros días. Howard era "intocable", si atropellaba a alguien por conducir ebrio "untaba" a los testigos e incluso a los jueces y siempre salía impune de cualquier situación, sobretodo debido a su diestra labia.

Fue el fundador de la compañía Hughes Aircraft y diseñador del Hughes H-1 Racer, la máquina más tecnológicamente avanzada de su época, donde la aerodinámica cobraba un nuevo sentido. Con este avión batió el record de velocidad y fijó la marca en 566 km/h (hay que recordar que estamos hablando de 1935). Muchas versiones acuerdan que este modelo sirvió de base para el famoso Mitsibishi A6M "Zero" de la 2ª Guerra Mundial.

El 19 de Enero de 1937 batió un nuevo record transcontinental de velocidad aérea desde Los Angeles a Nueva York en 7h, 28min y 25s.

El H-1 mostraba innovaciones que luego se aplicaron a casi todos los modelos de todas las potencias de la 2ª Guerra Mundial, tales como el tren de aterrizaje retráctil y la fijacion de todos los remaches a ras del cuerpo del aparato. Este modelo se encuentra ahora en el Museo Nacional del Aire y el Espacio del Instituto Smithsoniano en Washington D.C.

El 7 de Julio de 1946, Howard sufre un gravísimo accidente mientras pilotaba un modelo experimental de avion espía estadounidense denominado XF-11 que portaba como novedad las dobles hélices contrarrotatorias desarrolladas por la Fuerza Áerea de los Estados Unidos. Según los informes, uno de los motores tenía una pérdida de aceite que probocó un revertimiento del ángulo de ataque de las hélices. Para entenderlo mejor, solo hay que imaginarse un coche con tracción a las 4 ruedas que va por una carretera a 300 km/h, y de repente las dos ruedas anterior y posterior del lado derecho dejan de girar hacia adelante a 300 km/h y empiezan a girar hacia atrás a esa misma velocidad. El resultado en carretera es devastador, así que imaginense en el aire. El avión cayó a tierra impactando en Beverly Hills y causando la destruccuón de tres casas y el incendio de sus depósitos de combustible. Howard sobrevivió al choque aunque sufrió numerosas lesiones que tuvo que portar el resto de su vida.
Pero si el nombre de Howard Hughes a de ir asociado a un avión, ese no puede ser otro que el Hughes H-4 Hércules o también conocido como "Spruce Goose". Este hidroavión fue como "el sueño húmedo de Hughes". Su construcción empezó con el inicio de la 2ª Guerra Mundial, pero no voló hasta el 2 de Noviembre de 1947. Estaba diseñado para transportar 750 soldados totalmente equipados o 2 tanques M4 Sherman. Construido enteramente de madera, nadie daba "un duro" por el proyecto de Hughes, y fue varias veces convocado por malversar fondos del gobierno en un proyecto inacabado y de dudosa fiabilidad. Sin embargo Howard aseguró que o el Hercules volaba o el se iría del país para no volver nunca más. Y el 2 de Noviembre de 1947, el Spruce Goose, con sus 193 toneladas de peso, se elevó a una distancia de 30 metros, a una velocidad de 117 nudos (217 km/h) durante una distancia de algo más de 1'6 km. Nunca jamás volvió a volar. Pero ahí quedó un mito, ahora guardado en los hangares del Evergreen Aviation Museum de Oregón. Y de momento sigue perdurando como el avión más grande jamás construido, capaz de volar.
Pero la historia de Hughes aún no acaba aquí. Fue el propietario de una de las aerolineas más famosas del mundo, la TWA, llegando incluso a desbancar a la todopoderosa Panagra, más tarde conocida como PAN AM.
También fue el productor de Hell's Angels y Scarface, the Outlaw.
Y creo que esto es todo lo que se puede contar en tan breves líneas sobre el que fue el más grande visionario de la aviación moderna. De parte de todos los que nos gusta ese "mundillo", gracias Hughes, por ser el cabrón mas endemoniadamente inteligente, y que ha conseguido convertirse en leyenda. Para algunos el cielo es el límite, para él era solo el comienzo.
Si quieren un poco más de información visual les recomiento la pélícula "El Aviador", de Martin Scorsese, del año 2004 protagonizada por Leonardo Di Caprio.

video










1 comentario:

  1. Detallada biografía. ¡Qué pena que gente tan sobrada mentalmente también se crea sobrada respecto a los demás! Aunque, si repasamos muchos de los grandes nombres de la historia, la mayoría también se creían por encima del bien y del mal: Alejandro Magno, Julio César, Napoleón, Hitler, Einstein...

    ResponderEliminar