sábado, 26 de febrero de 2011

Amelia Earhart

Hablar de mujeres piloto es hablar sin duda de Amelia Earhart. Esta americana abrió los cielos para cientos y cientos de mujeres y marcó varios hitos en la aviación. Esta es su historia:
(Atchinson, 1898 - Pacífico Sur, 1937)Se hizo célebre por ser la primera mujer en realizar la travesía del Atlántico en solitario y la primera persona en volar con éxito entre la isla de Hawaii y el territorio continental de Estados Unidos. Cursó estudios superiores en la Universidad de Columbia (Nueva York) y completó su formación en los cursos de verano de la Universidad de Harvard. Durante la Primera Guerra Mundial sirvió como enfermera en un hospital de campaña canadiense. Posteriormente trabajó como asistente social en Boston (Massachussetts).s1600/AMELIA-REAL-1.jpg">

Saltó a la fama cuando, el 17 y 18 de junio de 1928, se convirtió en la primera mujer en realizar como pasajera la travesía del Atlántico, en un avión comandado por los pilotos Stultz y Gordon que recorrió los 3.200 kilómetros que distan entre Terranova y Gales. Ese mismo año realizó varios vuelos en solitario a través de Estados Unidos. En 1931 contrajo matrimonio con el afamado editor y explorador George Palmer Putnam, pero decidió conservar su apellido de soltera.
Entre el 20 y el 21 de mayo de 1932 realizó en solitario la travesía del Atlántico. Fue la primera mujer en completar sin acompañantes este peligroso viaje, proeza que no había vuelto a producirse desde el histórico vuelo de Charles A. Lindbergh en 1927. Earhart estableció entonces una nueva marca de velocidad, al alcanzar Irlanda en apenas trece horas y cincuenta minutos. Fue galardonada por el Congreso de Estados Unidos con la Cruz Distinguida de Vuelo, la primera otorgada a una mujer. En los meses siguientes realizó diversos vuelos de costa a costa de Estados Unidos, como el que la llevó de Los Ángeles (California) a Newark (Nueva Jersey). Su celebridad le permitió promover el uso comercial de la aviación y defender, desde una postura feminista, la incorporación de las mujeres a este nuevo campo profesional.


Tras haber completado 33.000 kilómetros en treinta días, más de los dos tercios de la travesía, su avión desapareció en medio de un temporal el 2 de julio, cuando realizaban la penúltima etapa del viaje, que habría de llevarles desde Lae (Nueva Guinea) a la isla Howland, junto a Australia. La desaparición de Amelia Earhart y de su experto copiloto fue motivo de numerosas y a menudo fantásticas especulaciones, pero hasta hoy día se desconocen las circunstancias del accidente y el lugar exacto donde éste se produjo, aunque se calcula que pudo ocurrir en un punto a 4113 kilómetros de la isla Howland. Poco después de su desaparición, su marido publicó un libro basado en el diario de vuelo del último viaje de Amelia.

Hay una película sobre la historia de Amelia, interpretada por Hilary Swank, que ganó dos Oscars con esta película. En el reparto también están Richard Gere y Ewan McGregor.


video

domingo, 20 de febrero de 2011

HUMOR

A partir de ahora, y visto el éxito, hay una nueva página dedicada exclusivamente a humor

sábado, 19 de febrero de 2011

VIDEOS

Hablando con unos amigos por el msn, descubrí que a la gente le gusta bastante el tema de los accidentes aereos. Con motivo de ello voy a crear una página en mi blog que contendrá los links de muchos de los videos de una serie bastante famosa de National Geographic llamada "Mayday: Catástrofes Aéreas". Los videos se ven online y no hay limite de tiempo ni nada de eso.
Recomiendo sobretodo el de el 27 de marzo de 1977, la mayor tragedia aérea de la historia ocurrida por desgracia aquí en España, en el aeropuerto de los Rodeos de Tenerife.
También creo que un claro ejemplo de la moralidad Estadounidense es el vídeo del 3 de Julio de 1988, cuando una fragata estadounidense dispara un misil contra un Airbus A300 de Iran Air que llevaba 290 personas a bordo.

viernes, 18 de febrero de 2011

HISTORIA DE LA AVIACIÓN (II)

Así continúa la historia de la aviación, ahora empiezan los primeros diseños de globos y dirigibles.

Según crónicas de la época, el primer vuelo realizado con éxito de un globo de aire caliente, fue gracias al padre Bartolomeu Lourenço de Gusmão, un portugués nacido en Brasil en la época colonial, que logró alzar el vuelo de un aerostato, al que denominaría passarola, el 8 de agosto de 1709 en la corte de Juan V de Portugal, en Lisboa.
En la demostración, la passarola se elevó unos 3 metros por encima del suelo, dejando impresionados a los observadores, y ganándose el apodo de Padre Volador. No se conservaron descripciones detalladas del acontecimiento, probablemente debido a que fueron destruidas por la inquisición, pero algunos diseños fantasiosos de la excéntrica aeronave salieron en el periódico vienés Wienerische Diarium de 1709. Según una crónica de ese periódico, el aparato consistía en un globo de papel grueso, que dentro contenía un cuenco con fuego, y que consiguió elevarse más de veinte palmos. No obstante, la passarola no influyó en los desarrollos de la aviación que ocurrirían posteriormente.
El primer estudio de aviación publicado fue Sketch of a Machine for Flying in the Air (en español: esbozo de una máquina para volar por el aire), de Emanuel Swedenborg, publicado en 1716. Este esbozo de máquina voladora consistía en un fuselaje y dos grandes alas que se moverían a lo largo del eje horizontal de la aeronave, generando el empuje necesario para su sustentación en el aire. Swedenborg sabía que su máquina jamás volaría, pero decía que los problemas que existían en su diseño serían resueltos en el futuro. Sus palabras fueron:
"Parece más fácil hablar de una máquina capaz de volar, que de construir una capaz de alzar el vuelo, debido a que esto requiere una mayor cantidad de fuerza de la que el hombre es capaz de generar, y menos peso que el de un cuerpo humano. La ciencia mecánica tal vez podrá ayudar, como una fuerte barra en espiral. Si estos requisitos se cumplen, tal vez un día sabremos mejor como usar este diseño y así realizar las mejoras necesarias para intentar cumplir lo que nosotros actualmente, apenas conseguimos describir. Tenemos pruebas suficientes y ejemplos en la naturaleza que nos dicen que volar sin peligro es posible, aunque cuando se realicen los primeros intentos, posiblemente tendremos que pagar por la falta de experiencia, con un brazo o una pierna (quebrada)."

La fuerte barra en espiral descrita por Swedenborg es lo que actualmente se conoce como hélice. Él sabía que la sustentación y la manera de generar esa sustentación serían indispensables para la creación de un aparato capaz de volar por medios propios.
El primer vuelo humano del que se tiene noticia fue realizado en París el 15 de octubre de 1783. El doctor Jean-François Pilâtre de Rozier y el noble François Laurent d'Arlandes, realizaron el primer vuelo libre en una máquina creada por el hombre. Consiguieron volar durante 25 minutos, recorriendo 8 kilómetros en un globo de aire caliente, inventado por los hermanos Montgolfier, dos fabricantes de papel.
El aire dentro de la cámara de aire del globo se calentaba por una hoguera de madera. El globo tenía el inconveniente de que era incontrolable, volaba donde el viento le llevase. Este globo, por ser bastante pesado, alcanzó una altura máxima de apenas 26 metros. Los hermanos Montgolfier continuaron fabricando otros globos, logrando varios vuelos con éxito, lo que hizo que la experimentación de vuelos con globos se extendiera por Europa a lo largo del siglo XVIII. Los globos permitían la profundización en los conocimientos acerca de la relación entre altitud y atmósfera. Incluso Napoleón Bonaparte planeó usar globos en una posible invasión francesa a Inglaterra.
Otros inventores, como el francés Jacques Charles, sustituyeron el aire caliente por hidrógeno, que es un gas más ligero que el aire. Pero de igual forma, los globos seguían sin poder ser dirigidos, y solamente la altitud era controlable por los aviadores.
En el siglo XIX, en 1852, el ingeniero francés Henri Giffard inventó el dirigible, que es una máquina más ligera que el aire, y se diferencia del globo en que su dirección sí podía ser controlada a través del uso de timones y motores.
El primer vuelo controlado de un dirigible se realizó el 24 de septiembre de ese mismo año en Francia, controlado por el propio Giffard, logrando recorrer 24 kilómetros, a una velocidad de 8 km/h usando un pequeño motor a vapor. A lo largo de finales del siglo XIX y en las primeras décadas del siglo XX, el dirigible fue un método de transporte de confianza.

jueves, 17 de febrero de 2011

HISTORIA DE LA AVIACIÓN (I)

Se sabe que alrededor del año 400 a. C., Arquitas de Tarento, un estudioso de la Antigua Grecia, construyó un artefacto de madera que él mismo bautizó con el nombre de "Peristera" ("Paloma"), que tenía forma de ave y era capaz de volar a unos 180 metros de altura. Utilizaba un chorro de aire para alzar el vuelo, pero no se tiene constancia de qué era lo que producía ese chorro. El objeto volador se amarraba mediante unas cuerdas que permitían realizar un vuelo controlado hasta que el chorro de aire terminaba. Este artefacto de madera probablemente fue la primera máquina voladora capaz de moverse por medios propios.
La linterna de Kong Ming, precursora del globo aerostático, era conocida en China desde la antigüedad. Su invención se atribuye al general Zhuge Liang, y fueron usadas para asustar a las tropas enemigas.

Sobre el año 300 a. C. los chinos inventaron la cometa, que se considera un tipo de planeador, y desarrollaron técnicas para hacerla volar en el aire. Siglos después, en el año 559 hay documentados vuelos de seres humanos usando cometas. El emperador Gao Yang experimentó con prisioneros, entre los que se encontraba Yuan Huangtou, hijo del anterior emperador, Yuan Lang. Les ordenó lanzarse desde lo alto de una torre, y Yuan Huangtou planeó hasta sobrepasar las barreras de la ciudad, aunque poco después moriría ejecutado.
En el año 852, el andalusí Abbás Ibn Firnás, se lanzó desde el minarete de la Mezquita de Córdoba con una enorme lona para amortizar la caída, sufriendo heridas leves, pero pasando a la historia como el precursor de los modernos paracaídas. En el 875, contando con 65 años de edad, Ibn Firnás se hizo confeccionar unas alas de madera recubiertas de tela de seda que había adornado con plumas de rapaces. Con ellas se lanzó desde lo alto de una colina, y logró permanecer en el aire durante un breve espacio de tiempo, aunque hay relatos que afirman que voló durante más de diez minutos. El aterrizaje resultó muy violento y Abbás Ibn Firnás se fracturó las dos piernas, pero consideró que la experiencia había sido un éxito, al igual que la gran multitud de personas que lo observaron.

Este vuelo sirvió de inspiración para Eilmer de Malmesbury, un monje benedictino, que más de un siglo después, hacia el año 1010, recorrió más de 200 metros en el aire, sobre un aparato similar al de Abbás Ibn Firnás.
En el 1290, Roger Bacon, un monje inglés, escribió que el aire, al igual que el agua, tenía algunas características propias de los sólidos. Bacon estudió las ideas de Arquímedes relacionadas con la densidad de los elementos, y llegó a la conclusión de que si las personas pudieran construir una máquina que tuviese las características adecuadas, el aire podría soportar esa máquina, al igual que el mar soporta un navío.
Muy probablemente fue el artista e inventor italiano Leonardo da Vinci la primera persona que se dedicó seriamente a proyectar una máquina capaz de volar.
Da Vinci diseñó planeadores y ornitópteros, que usaban los mismos mecanismos usados por los pájaros para volar, a través de un movimiento constante de las alas para arriba y para abajo. Sin embargo, nunca llegó a construir tales máquinas, pero sus diseños se conservaron, y posteriormente, ya en el siglo XIX y siglo XX, uno de los planeadores diseñados por Leonardo da Vinci fue considerado digno de atención. En un estudio reciente, se creó un prototipo basado en el diseño de ese mismo planeador, y de hecho, el aparato era capaz de volar. No obstante, al interpretar el diseño del planeador, se aplicaron algunas ideas modernas relacionadas con la aerodinámica. Aun así, este diseño es considerado como el primer esbozo serio de una aeronave.

Continuará...

miércoles, 16 de febrero de 2011

HOWARD HUGHES: Un cabrón y una leyenda

Y es que sí, mucha gente le consideraba más un cabrón-excéntrico-chiflado que leyenda. Eso sí, a mi modo de ver era un visionario, y casi todos los visionarios tienen algo de chiflados ¿no es así? Pues Howard no iba a ser menos; además de todo lo que le llamaban, era un magnate, un aviador, un ingeniero aeronautico, un productor de cine y sobretodo, era brillante, y me atrevería a decir que el precursor del diseño de aviones tal y como lo conocemos hoy en día.

Nació el 24 de Diciembre de 1905 en Texas, en el seno de una familia rica. Su padre patentó la broca tricono, todavía usada hoy en día para excavar en pozos de petróleo antes inaccesibles. El joven Howard creció bajo la sobreprotectora influencia de su madre, que padecía microfobia, así que Howard pronto desarrolló un trastorno obsesivo compulsivo que le llevaba a frotar todo su cuerpo con jabón de lejía cuando tocaba una superficie "infectada".

Con 11 años construyó la primera emisora de radio de Houston, y en un día se aprendió todo el código morse.

A los 12 años construyó su primera bicicleta motorizada y fue portada del diario local.

Su madre murió en 1922 y su padre en 1924, todo ello hizo que Howard heredase el 75% de la fortuna de sus padres. Aquejado por el dolor de la muerte de sus padres, creó un laboratorio de investigación médica sin ánimo de lucro.

En junio de 1925 abandonó la Universidad de Rice y contrajo matrimonio con Ella Rice y se fueron a Hollywood. Ella se divorció de él con graves secuelas mentales debido al encierro permantente al que la tenía sometida su marido, y que le acabó causando claustrofobia.

La filosofía de Howard se basaba única y exclusivamente en el dinero. El afirmaba que todo el mundo tenía un precio, axioma que parece haber adquirido una nueva dimensión en nuestros días. Howard era "intocable", si atropellaba a alguien por conducir ebrio "untaba" a los testigos e incluso a los jueces y siempre salía impune de cualquier situación, sobretodo debido a su diestra labia.

Fue el fundador de la compañía Hughes Aircraft y diseñador del Hughes H-1 Racer, la máquina más tecnológicamente avanzada de su época, donde la aerodinámica cobraba un nuevo sentido. Con este avión batió el record de velocidad y fijó la marca en 566 km/h (hay que recordar que estamos hablando de 1935). Muchas versiones acuerdan que este modelo sirvió de base para el famoso Mitsibishi A6M "Zero" de la 2ª Guerra Mundial.

El 19 de Enero de 1937 batió un nuevo record transcontinental de velocidad aérea desde Los Angeles a Nueva York en 7h, 28min y 25s.

El H-1 mostraba innovaciones que luego se aplicaron a casi todos los modelos de todas las potencias de la 2ª Guerra Mundial, tales como el tren de aterrizaje retráctil y la fijacion de todos los remaches a ras del cuerpo del aparato. Este modelo se encuentra ahora en el Museo Nacional del Aire y el Espacio del Instituto Smithsoniano en Washington D.C.

El 7 de Julio de 1946, Howard sufre un gravísimo accidente mientras pilotaba un modelo experimental de avion espía estadounidense denominado XF-11 que portaba como novedad las dobles hélices contrarrotatorias desarrolladas por la Fuerza Áerea de los Estados Unidos. Según los informes, uno de los motores tenía una pérdida de aceite que probocó un revertimiento del ángulo de ataque de las hélices. Para entenderlo mejor, solo hay que imaginarse un coche con tracción a las 4 ruedas que va por una carretera a 300 km/h, y de repente las dos ruedas anterior y posterior del lado derecho dejan de girar hacia adelante a 300 km/h y empiezan a girar hacia atrás a esa misma velocidad. El resultado en carretera es devastador, así que imaginense en el aire. El avión cayó a tierra impactando en Beverly Hills y causando la destruccuón de tres casas y el incendio de sus depósitos de combustible. Howard sobrevivió al choque aunque sufrió numerosas lesiones que tuvo que portar el resto de su vida.
Pero si el nombre de Howard Hughes a de ir asociado a un avión, ese no puede ser otro que el Hughes H-4 Hércules o también conocido como "Spruce Goose". Este hidroavión fue como "el sueño húmedo de Hughes". Su construcción empezó con el inicio de la 2ª Guerra Mundial, pero no voló hasta el 2 de Noviembre de 1947. Estaba diseñado para transportar 750 soldados totalmente equipados o 2 tanques M4 Sherman. Construido enteramente de madera, nadie daba "un duro" por el proyecto de Hughes, y fue varias veces convocado por malversar fondos del gobierno en un proyecto inacabado y de dudosa fiabilidad. Sin embargo Howard aseguró que o el Hercules volaba o el se iría del país para no volver nunca más. Y el 2 de Noviembre de 1947, el Spruce Goose, con sus 193 toneladas de peso, se elevó a una distancia de 30 metros, a una velocidad de 117 nudos (217 km/h) durante una distancia de algo más de 1'6 km. Nunca jamás volvió a volar. Pero ahí quedó un mito, ahora guardado en los hangares del Evergreen Aviation Museum de Oregón. Y de momento sigue perdurando como el avión más grande jamás construido, capaz de volar.
Pero la historia de Hughes aún no acaba aquí. Fue el propietario de una de las aerolineas más famosas del mundo, la TWA, llegando incluso a desbancar a la todopoderosa Panagra, más tarde conocida como PAN AM.
También fue el productor de Hell's Angels y Scarface, the Outlaw.
Y creo que esto es todo lo que se puede contar en tan breves líneas sobre el que fue el más grande visionario de la aviación moderna. De parte de todos los que nos gusta ese "mundillo", gracias Hughes, por ser el cabrón mas endemoniadamente inteligente, y que ha conseguido convertirse en leyenda. Para algunos el cielo es el límite, para él era solo el comienzo.
Si quieren un poco más de información visual les recomiento la pélícula "El Aviador", de Martin Scorsese, del año 2004 protagonizada por Leonardo Di Caprio.

video










miércoles, 9 de febrero de 2011

AIRBUS A300

AIRBUS A300

Birreactor de pasajeros para vuelos de largo y medio alcance (primer vuelo: 1972). Con el A300, Airbus dio un gran impulso al mercado de los aviones de gran capacidad, dominado por Boeing hacia 1970. Los trabajos de diseño empezaron en 1965 como un proyecto de cooperació franco-británica, al que la RFA se unió el 26 de septiembre de 1967. Desde 1984 sólo se fabrican los modelos modernizados A300-600 y A300-600R. También existe una version de carga A300-600F.


Longitud: 54.08m

Envergadura: 44.48m

Motor: 2 turbofans de 249 kN a 273.6 kN cada uno

Velocidad de crucero: 865 km/h

Autonomía: 7686 km con 267 pasajeros

Techo absoluto: 12200m

Pasajeros: 274-375